top of page
Buscar

Lo que le espera a la telemedicina después de la pandemia

En marzo de 2020, muchos trabajadores de oficina empacaron sus maletines bajo el mandato de sus empleadores, asumiendo que trabajarían desde casa durante algunas semanas para que el coronavirus pudiera "pasar". Pasaron muy rápido dos años: muchos de esos mismos empleados aún no han vuelto a poner un pie en sus antiguas oficinas, y algunos nunca lo volverán a hacer.

Una tendencia similar se está desarrollando en el cuidado de la salud. Cuando comenzó COVID-19, muchos sistemas de salud adoptaron rápidamente modelos de atención virtual como una cuestión de necesidad para mantener a la mayor cantidad posible de pacientes que no tenían COVID fuera de los hospitales. Pero con la aparición continua de nuevas variantes de COVID, sin mencionar la comodidad que ofrece la atención virtual, se está volviendo cada vez más claro que la telemedicina no fue una "solución temporal", sino que llegó para quedarse. La pregunta es, ¿cómo evolucionamos y mejoramos la telemedicina para que sea una opción aún más viable de forma permanente?


El estado actual de la telemedicina y sus limitaciones

Al inicio de COVID-19 en abril de 2020, la utilización de telesalud creció 78 veces desde febrero de 2020, según McKinsey. Desde entonces estos números han bajado, pero la telemedicina sigue siendo una opción potente. Un estudio más reciente de la firma de investigación de mercado SSRS encontró que casi un tercio de los adultos estadounidenses han tenido una visita de telesalud para ellos o para un conocido durante la pandemia.


Los beneficios de la telemedicina son claros: no solo libera espacio en el hospital y la clínica, sino que es más fácil para los pacientes que ya no tienen que trasladarse a un centro, al mismo tiempo que ofrece mayor privacidad y comodidad. La telemedicina también puede ayudar a aliviar el agotamiento del personal médico y la escasez de mano de obra en el sector de la salud, ya que puede automatizar ciertas tareas (o subcontratarlas), reduciendo así la carga y el estrés de los profesionales.


Dicho esto, la telemedicina aún es incipiente. El COVID-19 aceleró rápidamente su adopción, pero se necesita más inversión e innovación. La accesibilidad sigue siendo un obstáculo central: Millones de personas en el mundo aún no tienen acceso a Internet de alta velocidad. Aunque muchos gobiernos han aprobado recientemente recursos para expandir la banda ancha a las áreas rurales y asignar fondos para proyectos de telesalud, muchas personas simplemente no tienen la conectividad en el hogar necesaria para facilitar la salud remota en la actualidad.


Además, existe el desafío de cambiar los comportamientos arraigados. Muchas personas se han acostumbrado a recibir atención solo en entornos presenciales, por lo que llevará tiempo educar al público en general sobre los beneficios y la facilidad de uso de la telesalud.


Pero quizás una de las mayores limitaciones de la telemedicina es que sus casos de uso aún son limitados.

Abarcando un ámbito de atención más amplio


En el transcurso de la pandemia, el uso de la telemedicina ha crecido exponencialmente, debido principalmente a los esfuerzos para minimizar el contacto de persona a persona.


Según un informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., más de 2 de cada 5 beneficiarios de Medicare utilizaron los servicios de telemedicina en el primer año de la pandemia, lo que suma al menos 28 millones de personas. La cantidad de visitas de telemedicina también se multiplicó por 63 en 2020. Y la tendencia continúa; el 20 % de los adultos estadounidenses utilizaron la telemedicina durante las dos primeras semanas de marzo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC por su siglas en inglés).


El incremento del servicio médico telefónico


En marzo de 2020, varias leyes federales nuevas, incluida la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (Cares), suspendieron temporalmente las restricciones de Medicare sobre la telemedicina. Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid aliviaron las restricciones que permitieron a los beneficiarios acceder a más servicios de salud de manera virtual.


Antes de marzo de 2020, las personas tenían que estar en un área rural o en un lugar con escasez de personal médico para calificar para los servicios de telemedicina de Medicare, y solo se podía acceder a los servicios a través de instalaciones médicas específicas.


Sin embargo, durante la emergencia de salud pública del covid-19, la cobertura se amplió para permitir que las personas recibieran servicios de telemedicina en áreas urbanas y desde sus propios hogares por primera vez, a veces incluso a través de las fronteras estatales. Otro gran cambio fue la introducción de servicios de solo audio, en los que se podía brindar atención médica a través de una llamada telefónica.


Asimismo, la mayoría de las personas que están cubiertas por aseguradoras de salud privadas deberían esperar una cobertura similar. En 42 estados y el Distrito de Columbia, los proveedores de seguros privados deben reembolsar los costos de la telemedicina.


"De hecho, puedo ver a más personas en áreas suburbanas o rurales que de otro modo no hubieran tenido antes el mismo nivel de acceso", dijo el Dr. Stephen Parodi, médico de enfermedades infecciosas y vicepresidente ejecutivo de la Federación Kaiser Permanente. "Queremos preservar eso".

Cambios rápidos


Las expansiones de los servicios de telemedicina se convirtieron en un salvavidas particularmente para los pacientes que buscan servicios para tratamiento de adicción.


Cuando se implementaron las órdenes de quedarse en casa y los centros de recuperación de adicciones cerraron en todo el país, la telemedicina sirvió como un puente para la continuidad de la atención.


"Lo que permite la flexibilidad de la telemedicina durante el covid fue cambiar de marcha extraordinariamente rápido", dijo el Dr. Shawn Ryan, director regional de la Sociedad Estadounidense de Medicina de la Adicción. "Básicamente, pudimos avanzar en nuestra misión de reducción de barreras y conocer al paciente donde se encuentra".


El transporte es una de las barreras más comunes para recibir tratamiento contra la adicción y una que no desaparecerá una vez que finalice la emergencia de salud pública, dijo Ryan.


Durante la pandemia, la Administración de Control de Drogas de EE.UU. relajó temporalmente las reglas sobre la prescripción de sustancias controladas como la buprenorfina, un tratamiento para el trastorno por uso de opioides. Los médicos ahora pueden recetar el medicamento después de una visita por video con un paciente, en lugar de hacerlo en el consultorio.


"Por lo que podemos decir de los datos que se recopilan, [eso] dio como resultado una mejor atención y retención del paciente", dijo Ryan.


Sin embargo, esta es otra flexibilidad que los pacientes corren el riesgo de perder una vez que termine la emergencia de salud pública federal.


Hay ciertos desafíos que surgen al hacer que la atención de adicciones sea virtual. Por un lado, es difícil para los especialistas en adicciones monitorear si sus pacientes comienzan a consumir nuevamente o si están tomando sus medicamentos según las indicaciones.


"Así que lo que promuevo es que la gente sea ágil y objetiva al evaluar, ¿cómo debería ser el futuro? Y no solo empujar el dial de una forma u otra", dijo Ryan.


El futuro de la atención de adicciones probablemente se beneficiará de una combinación de telemedicina y atención en persona, pero eso no será posible si continúan las rígidas restricciones de telemedicina previas a la pandemia, dijo Ryan.

 

Si tienes una empresa del sector salud y quieres entrar en toda la transformación digital de tu sector te invitamos a que visites la página web de M Medical una empresa especializada en diseño, desarrollo e implementación de Software, Business Intelligence (BI), Marketing Digital, venta y distribución de Equipos Biomédicos para el sector salud.


Fuente: CNN en Español

9 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page